En la previa del partido las malas noticias empezaron a llegar. Por decisión de FIFA, Messi quedó descartado para el encuentro contra Bolivia y los próximos tres partidos también. Esto hizo que la Selección empiece mal la tarde y en ese contexto afrontó su encuentro ante el local.

El encuentro empezó muy parejo. Disputado en el medio y sin muchos espacios. Los 3.600 metros de altura empezarían a pasar a factura en los argentinos minutos más tarde. No obstante, cuando todavía había aire en los pulmones, Di María se fue mano a mano con el arquero local luego de un excelente pase de Correa, quien reemplazó a La Pulga.

El volante de PSG la tiró un poco larga y ante la salida del portero intentó picarla. El balón le pegó en la cara al portero. Instantes después, Bolivia sacó la contra y Arce estampó el 1-0 parcial.

Escobar, lateral derecho de La Verde, envió un muy buen centro al área argentina. Romero trastabilló y, cuando quiso reponerse, Arce ya había cabeceado a su poste izquierdo. Intentó evitar el gol, pero nada pudo hacer.

Además de no contar con Messi y estar abajo en el marcador, malas noticias llegaron para el Patón. Ramiro Funes Mori sufrió un esguince en su rodilla izquierda y debió ser reemplazado. Así terminó la primera parte.

De cara a la segunda parte, Bauza no realizó ninguna modificación. El encuentro se presentaba favorable para el local pero, la albiceleste manejaba la pelota e intentaba generar peligro. Pero la falta de aire y los espacios que se dejaban en la defensa fueron aprovechados por el seleccionado del altiplano.

Flores le ganó a Roncaglia, desbordó a Musacchio y envió un buen centro desde la izquierda. Allí estaba el histórico Moreno Martins, quién controló y, ante la inminente salida del arquero de Manchester United, no dudó. Remate fortísimo y 2-0.

De ahí en más el partido se jugó para las estadísticas. Argentina buscó desesperadamente el descuento que nunca llegaría. Bolivia manejó los tiempos e intentó marcar el tercer gol. Sin embargo nada de esto ocurrió.

Ésta derrota deja muy mal parada a la Selección, que se encuentra quinta en la tabla de posiciones por lo que debería jugar un repechaje contra el 1º de Oceanía.

¿Qué le queda al equipo de Bauza? El 31 de agosto jugará en Montevideo con Uruguay un partido más que clave. Luego recibirá a Venezuela. Ya en octubre jugará como local ante Perú y cerrará su participación en las Eliminatorias contra Ecuador en Quito, encuentro que tendrá todos los ribetes de una final.