Lejos quedó aquella presentación en el Delray Beach Open disputado en febrero, último certamen que disputó Juan Martín Del Potro en el 2019. Desde aquel entonces, el tandilense comenzó con su recuperación: “La evolución es día a día”, señaló.

Del Potro se encuentra presenciado el Masters 1000 de Madrid y al respecto, señaló: “Me encuentro en un proceso de evolución día a día, pero venir aquí es un paso más dentro de mi puesta a punto y para mi recuperación final y sentir mi plenitud física. Día a día voy mejor, aquí estoy entrenando con los mejores y eso me da ritmo. Necesito tiempo para adaptarme a este ritmo, pero este es un buen momento para hacerlo”, resaltó.

Su primer partido en el certamen será en dobles junto al japonés Kei Nishikori: “Para mí jugar el dobles es importante para probarme oficialmente. Si las sensaciones son después las que esperamos y no ocurre nada raro, seguramente me anime a jugar el partido individual. No tengo prisa por comenzar a jugar, es más mi ilusión de volver al circuito y eso estoy más cerca de hacerlo”, contó el tandilense.

Sobre los meses que llevó la rehabilitación, apuntó: “Estos meses fueron un poco de días grises y emocionalmente fue algo frustrante porque estaba peleando por cosas importantes cuando me lesioné, pero tampoco creíamos que iba a llevar mucho tiempo. Pero la lesión se fue alargando y fue más seria de lo que creían”, manifestó.

Por último, argumentó: “Yo hacía mucho esfuerzo para sobrevivir. para subsistir con dolor a diario. Ese dolor todavía me ocurre. Y allí es donde, en momentos de no tanta fortaleza o no tanto positivismo me acordaba de años anteriores y volver a sentir cosas parecidas. Pero, para mí, estar acá es lo que mejor me pone y donde tengo el mejor ánimo. Al estar aquí, en el torneo, las cosas malas o negativas aparecen menos en mi mente y en mi cuerpo. Es bueno estar aquí”, cerró.