Mientras en varias ligas del fútbol europeo ya se empezaron a entablar acuerdos para que las diferentes instituciones reduzcan los salarios de los futbolistas, la Liga pretende seguir la misma tesitura, antes que acogerse a los expedientes de regulación temporal del empleo.

Los principales clubes tienen la idea de que lo más sensato sería acordar una baja de salarios colectiva que tenga un mayor impacto en el plantel profesional. En la CD del Culé quieren anticiparse debido a que saben que no contarán con el ingreso de la Liga, la Champions, el museo, los tours  o las diversas tiendas que tiene el club por toda Cataluña.

A pesar de que los futbolistas rechazaron la primera oferta, están dispuestos a seguir dialogando para llegar a una resolución que termine conformando a ambas partes