Raúl Gámez pasó por GDV y le respondió a Sebastián Domínguez, quien dijo que él y Chilavert competían para ver “quién era más sorete”. Además, dejó en claro sus propuestas en caso de ser electo y ser presidente otra vez.

Fiel a su estilo, Raúl Gámez no se guardó nada en su paso por Gol De Vestuario. Sin embargo, el expresidente de Vélez, que es candidato para su tercer mandato al frente de la institución en las elecciones del 15 de noviembre, se mostró más sereno que en sus demás apariciones públicas e hizo un uso muy moderado de sus palabras, casi como consecuencia de la proximidad al día eleccionario.

Refiriéndose a la irregular campaña que atraviesa el primer equipo y a los cuestionamientos que apuntan fundamentalmente al Turu Flores, Gámez manifestó que aún el oficialismo -lista que él encabeza- no piensa en apellidos para suceder al DT. Además, fue tajante en su explicación sobre cómo procederá en el caso de que resulte victorioso en las urnas: “Si ganamos el 15, nos instalaremos en la conducción y veremos de cerca cuáles son las cosas que hay que cambiar. No nos va a temblar el pulso ni vamos a jugar para los amigos”.

El candidato a presidente por la lista del Círculo El Fortín también se refirió a los problemas económicos que aquejan a la institución de Liniers: “La deuda existe y en la última Asamblea se manifestó. Hay un déficit importante y preocupante”. Sin embargo, a pesar de su manifestación de sanear los problemas monetarios, se mostró precavido: “Las épocas son distintas a aquellas del 2000 en las que salimos a ganar el campeonato económico vendiendo chicos surgidos de las inferiores porque los jugadores eran más de los clubes, a diferencia de hoy que tienen más influencia los representantes”.

Gámez además se refirió a la gestión del actual presidente Miguel Calello: “Los cambios con respecto a la actual dirigencia se van a producir por un agotamiento. Hay áreas que precisan una mayor atención”. Sin embargo, justificó a sus pares: “Hoy en día es más difícil de manejar el tema de los jugadores, los representantes, las barras y el vínculo con la AFA”.

En cuanto a la relación con José Luis Chilavert, principal referente de la oposición -a pesar de que es candidato como primer vocal y no como presidente- expresó: “A mi no me gustan sus características para ser dirigente de Vélez, sino hubiéramos tratado de formar algo juntos”. Además, criticó la aparición de Héctor Gaudio -postulante a vicepresidente- porque “hace 20 años que no aparece por Vélez y no sabe qué pasa” aunque valoró a su competidor por la presidencia, Osvaldo Segade, señalando que “es un tipo bárbaro”.

Finalmente Gámez se mostró sorprendido por las declaraciones que hizo Sebastián Domínguez en los últimos días (NdeR: declaró en el programa “Arroban” que existía una competencia a ver “quién era más sorete entre Gámez y Chilavert”) y dijo: “No sé cómo puede aparecer de repente en escena ese comentario, porque nos hace daño a los dos. Tendría que estar más informado”.

Foto: Clarín