Brian Simone, lateral derecho de Victoriano Arenas, dio detalles sobre cómo viven los jugadores del Ascenso, sumado a la actual crisis económica. Además, en diálogo con Gol de Vestuario, contó la propuesta que presentaron con Futbolistas Unidxs, y se refirió a la relación entre los jugadores y Agremiados.

¿Cómo estás vos, tu familia, el plantel?

-Bien por suerte. Tengo a mi viejo que es al que más hay que cuidar. Todos estamos bien. Acá en Avellaneda todos estamos bien, más allá de la situación de la Villa Azul. Está un poco cerca, pero estamos bien.

¿Cuál es la realidad de los jugadores del ascenso? Hay más de 2.000 jugadores que vencen sus contratos el 30 de junio.

-Yo integro un espacio que se llama Futbolistas Unidxs: es un colectivo de jugadores y jugadoras que se lanzó cuando apoyaron a la presidencia de Alberto Fernández. Se debaten muchas situaciones que viven las futbolistas femeninas. Ellas han iniciado una lucha para que sea profesional, y hoy en día solo ocho contrato de ellas son obligatorias y muchas siguen en la informalidad, como muchos futbolistas del Ascenso. Muchos tienen contratos y otros no, y te quita la posibilidad de tener otro trabajo formal porque no te dan los horarios. No tenés apoyo de Agremiados, no tenés obra social y no generás ningún aporte hacia el futuro.

-Nos querés contar sobre el proyecto de Futbolistas Unidxs y el Salario Universal de Futbolistas.

-Lo que hicimos fue abrir el paraguas. Llevamos una propuesta a cabo porque entendemos que la situación es delicada. Hicimos un registro nacional del futbolista y aproximadamente son tres mil futbolistas que se quedan sin contrato. Llevamos la propuesta que se haga posible un salario universal para el futbolista que esté financiado por el Estado Nacional, AFA, Agremiados y por las empresas auspiciantes. Ahora les toca a ellos dar ese 1% para que se pueda financiar y que los jugadores que se quedan sin contrato, puedan cobrar un ingreso que es equivalente al mínimo de cada división. Si contamos a las chicas del fútbol femenino, son dos mil casos más y en total serían cinco mil trabajadores que se quedarían sin ingresos.

-¿Cuál es la propuesta de salario?

-El salario determina el mínimo de cada categoría. En la Primera C: 20000. Primera B Metro: 23.000. Primera Nacional: 28.000. Eso se negociará pero es el piso que ponemos como máximo. La idea es que le entre una plata fija por mes a cada jugador para sobrellevar esta situación.

-Cómo sigue el tema del reclamo por el salario universal de los y las futbolistas.

-Sabemos que llegó de oído al Secretario de Deportes de la Nación y que lo está evaluando. Agremiados está al tanto de la situación y dicen que no van a dejar tirado a ningún jugador que tenga contrato, pero hay muchos que no tienen y nadie los reconoce. Todavía no hay respuestas. Lo ideal sería que se le renueve a todo el plantel. No estamos pidiendo nada para hacernos millonarios, sino para que no nos falte el plato de comida de todos los jugadores.

-¿Qué significaría para un jugador del Ascenso perder su trabajo?

-Solo el hecho de pensar que el fútbol no iba a volver este año y que finalizaban los contratos, te genera una intranquilidad terrible. Muchos tienen familia y tienen que darle de comer a sus hijos. No es nada agradable, es muy triste y no te deja dormir.

-¿Creés que el ascenso está en la agenda a nivel dirigencial en el fútbol argentino?

-Los jugadores del ascenso vivimos al día. Las declaraciones de Tevez, si bien no dijo para herir a nadie, dejó de lado a una gran parte de los jugadores y dolió mucho. Los jugadores del ascenso no vivimos esa realidad. El 90% vivimos al día y muchos tenemos el sueldo más bajo de cada categoría.

-¿Qué esperan de Agremiados? ¿Usted cree que se podría haber manejado diferente la situación?

-Nosotros somos los principales actores de este deporte, y Agremiados a veces se hace cargo y otras deja de lado a los jugadores. Hicieron avances, pero en este caso creemos que nos está soltando la mano. En todo momento pensamos lo mismo. AFA tomó las decisiones por sí solas, pero a los futbolistas nunca nos llamaron para saber qué pensábamos de la situación. Nosotros somos los principales actores de este juego. Es una desprolijidad que existe.

-Lo último que tengas para decir sobre esta situación.

-Que la propuesta se resuelva lo antes posible. Todos los colegas estamos intranquilos porque muchos tienen familia y a veces es el único ingreso que tienen. En esta lucha estamos todos unidos por un mismo objetivo y creo que es el momento de hacer un gran salto. Los jugadores estamos relegados de lo que pasa socialmente y políticamente, y es el momento de cambiar eso.