Atrás quedan los 10 años de Los Pumas del 2007, lejos los tries con Francia en el partido de tercer y cuarto puesto, ni hablar de aquel histórico partido inaugural o el trago amargo propiciado por Sudáfrica, la entrevista vira hacia el análisis de todo lo que ha pasado en el rugby argentino, cuánto ha cambiado y por qué.

-¿Cuánto ha cambiado el rugby argentino en la última década?

El rugby creció en todo el mundo, no sólo en Argentina, me parece que es uno de los deportes que está en crecimiento. Pero hablando del rugby argentino, creció muchísimo, no hace falta más que pensar qué teníamos hace 10 años y lo que tenemos hoy, es abismal el cambio. No llevemos todo al 2007, vayamos cinco años atrás, donde no teníamos nada. Hoy tenemos Rugby Championship, Super Rugby, hay una estructura profesional, hay un equipo profesional, todo eso lleva años para asentarse.
El rugby argentino está creciendo, y en un buen momento, pero todos los cambios y las transiciones no son fáciles, pero hay que pasarlas. Hoy tenemos algunos problemas, que en otros países los tuvieron cuando se pasaron al profesionalismo hace 20 años. Estamos 20 años atrasados con respecto a los países de primer nivel, sin embargo se exige que se les gane. El argentino tiene una idiosincrasia muy particular, hay personas que defienden el amateurismo a raja tabla pero después son los primeros en exigir que se les gane a los All Blacks. Lo hablo desde el periodismo. Es difícil, es un momento de transición, en el cual el rugby argentino va creciendo de buena manera.

-¿Cuánto dolía, o duele, que se diga “derrota digna”? 

-Yo no leo mucho los diarios y no tengo redes sociales, por lo que para mí las críticas destructivas me tienen sin cuidado. El tema de la derrota digna, para mí, está más en la tranquilidad de lo que uno hace y no en lo que otros dicen. Hay gente que habla de derrota digna y nunca vio un partido de rugby, pero está comparando la idiosincrasia de otro deporte y no tiene ni idea de lo que está diciendo. Es como pedirle a Bolivia que juegue en el llano todos los años contra Brasil, Argentina y Alemania, y les gane. Sería medio utópico.
Cuando uno le explica eso a un periodista deportivo de fútbol, que critica sin conocimiento de causa y de manera no constructiva, lo entiende. Personalmente, lo que me importa es si se está haciendo al máximo las cosas y lo mejor que se puede, o si se dejó algo de hacer, ahí si me preocuparía.
Cuanto más popular se haga este deporte, más críticas van a venir. Es así, es la ley del deporte. Imaginate que en este país criticamos a Messi. Hace cinco años que vengo diciendo lo mismo, vas a cualquier otro país del mundo y Messi está por encima de cualquier persona o presidente, y acá lo criticamos.

-¿Qué es Messi para el deporte argentino?

-Es el embajador que podría tener el deporte argentino. Como lo tuvo a Maradona en su momento a nivel deportivo. Yo cuando viajaba, me decían: “¿Argentino?, Ah Maradona”, hoy lo nombran a Messi. Son marcas registradas, que permiten que nos conozcan, en el mundo nos conocen por Messi, o Maradona en su momento. Saben que existe Argentina porque está Messi. Mirá que no soy de admirar personas, pero lo de él es admirable.

Mirá la primera parte de la entrevista: “El equipo del 2007 fue un capítulo más en la rica historia de Los Pumas”

De Los Pumas del 2007 a Messi, del futbolista al proyecto nacional del rugby, Felipe pasa sin escalas de un tema otro, pero siempre mostrando que ninguna palabra que emite es azarosa. El origen de cada enunciado es un pensamiento que va un poco más allá de lo que exige una simple pregunta.

-¿Es realizable un profesionalismo a nivel de clubes? 

-Creo que sería un error. Ninguna liga que haya profesionalizado sus clubes se ha fortalecido. Han desaparecido clubes. Busquemos a Richmond, era el club más poderoso en Inglaterra, y hoy no sé si existe. Hay que tener cuidado. Es difícil de comparar porque son distintas estructuras de rugby, pero los clubes son nuestros cimientos y hay que dejarlos así. Hay que hacer una estructura profesional por sobre lo clubes.

-La estructura profesional tiene uno de sus orígenes en la franquicia del Super Rugby, ¿cómo ves la actualidad de Jaguares?

-Me parece que es un torneo muy difícil, y veo que se ha mejorado la producción del año pasado. Por lo que creo que se está avanzando de manera progresiva, lo que pasa es que va a llevar tiempo entender la intensidad y la dinámica que tiene este torneo.

-Estuviste con Pérez en el staff de Jaguares, ¿qué balance haces de su mandato?

-Le tocó lo más difícil, ser el primer entrenador del primer equipo profesional en Argentina. Con todo lo que conlleva, las expectativas que se traían y demás. Depende de cómo uno quiere medir el trabajo, si lo medís desde el crecimiento: el equipo fue progresivo, no es que arrancó muy bien y terminó mal, todo lo contrario. El equipo fue evolucionando, por lo que para mí es una muy buena gestión. Lo que pasa es que acá lo que se buscaba y siguen buscando, es ser campeones, cuando la realidad muestra que en toda la historia de Los Pumas se le ganó muy pocas a Australia y Sudáfrica, y nunca a Nueva Zelanda. Y se busca dominar un torneo que ellos vienen jugando hace 20 años, lo cual me parece inentendible, pero bueno es nuestra forma de pensar y va a llevar tiempo que cambiemos eso.

-¿Cómo ves al nuevo staff con Ledesma, Gaitán y Fernández Miranda? Partiendo de la base de que todos fueron compañeros tuyos.

-Mario tiene una vasta experiencia, no sólo en Francia, sino en Australia y en distintos lugares, lo cual puede enriquecer mucho al pensamiento de los entrenadores argentinos. Gaitán, desde 2007 que quedó afuera por su condición cardíaca, que está entrenando, tiene un ojo para la destreza y el entendimiento del rugby impresionante. Y de Nico qué se puede decir, es el entrenador del equipo más campeón de los últimos años, es lógico que se le dé una oportunidad a alguien que sabe mucho de rugby, y lo ha demostrado entrenando una y otra vez a equipos campeones.

El resultadismo ha inundado los deportes con histerias y necesidades, con dificultades el rugby aguanta un poco más que otros deportes. Hoy, como Head Coach de Argentina XV, asume una nueva función en el futuro del rugby argentino.

-¿Encontraste tu lugar en el mundo como entrenador, después de haber jugado tantos años?

-Siempre digo que el rugby se vive en plenitud como jugador, y cuando dejas de jugar, tratas de vivirlo de la mejor manera; algunos como dirigentes, otros como espectadores, periodistas, técnicos, de alguna manera lo tratas de vivir al rugby. Yo encontré como entrenador la forma que más me place.

-¿Y Argentina XV?

-El rol de ese equipo es desarrollar jugadores, lo cual sí va más allá del resultado. Me parece que lo más importante es tratar de desarrollar la conexión entre el amateurismo y el profesionalismo, algo totalmente nuevo para Argentina. Hay gente que quiere dividirlo a dos aguas, y es imposible, por eso hay que tratar de generar una convivencia lo más saludable posible.

Es imposible determinar con qué nos va a sorprender el futuro, pero sí tenemos la certeza que Felipe Contempomi ocupará un lugar en el núcleo de las leyendas del rugby internacional, no sólo por los 4 mundiales o el bronce de 2007, sino porque fue, es y será un embajador de los valores que representa el rugby.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here