“Estamos ansiosos. Queremos que llegue la hora del partido, para muchos de nosotros y para el club este es el partido más importante de la historia. Jugué la semifinal de la Concacaf en México pero ni se asoma a lo que es esta Copa Liertadores. Es una felicidad enorme”, fueron las primeras palabras que le dijo a Gol de Vestuario el paraguayo Marcelo Palau, que esta noche visitará el Monumental para el partido crucial que protagonizará su equipo, Guaraní, ante River.

Con respecto al funcionamiento del equipo, Palau comentó: “Tenemos la virtud de que no salimos a especular nunca en ningún lado. Siempre salimos a ganar, y nuestro defecto es que si jugamos sin la pelota o si salimos a defender un partido nos sale mal. Vamos a salir a buscar el partido. Voy a intentar llegar al área y convertir un gol. El entrenador nos pide a todos que lleguemos al área. Todos atacamos y todos defendemos, eso nos trajo hasta acá”.

El uruguayo tuvo la oportunidad de compartir plantel con Marcelo Gallardo en Nacional y lo llenó de elogios: “Me daba cuenta de que tenía el perfil de entrenador que es hoy en día por la clase de persona, por la humildad y porque siempre daba consejos ya sean futbolísticos o de otra cosa. Adentro de la cancha era de esos jugadores que son técnicos adentro del campo. El cariño que generó en la gente de Nacional fue tremendo. Nos sorprendió con toda la experiencia que tenía y sobre todo la humildad, nos quedó muy grabado a todos. A los hinchas de Nacional nos regaló un título como jugador y otro como entrenador. Eso se valora mucho”.

Además, el futbolista paraguayo se refirió al actual entrenador de la Selección de su país. “Ramón tiene gente a favor y gente en contra. Si conseguís resultados la gente te acompaña. Se fijan en el resultado y no si el equipo juega bien. Arrancó no siendo bien visto por llevar jugadores históricos a la Copa América y no convocar a los futbolistas del medio local que tuvieron un buen torneo. Ahora por haber llegado a semifinal creció muchísimo la imagen positiva de Ramón Díaz”, comentó.

Por último, el jugador de Guaraní mostró su ilusión de ganar la Copa Libertadores y jugar en Japón ante el Barcelona: “Ojalá pueda marcar a Messi. Gratis no se la va a llevar. Lo voy a mirar más que marcar”.