Marcelo Gómez se convirtió en el entrenador interino de Vélez luego de la ida de Omar De Felippe. El Negro comenzó desde bien abajo y hoy se encuentra dirigiendo al primer equipo, que cuenta con varios juveniles a quienes tuvo en las divisiones inferiores. Más allá del complicado momento que atraviesa el Fortín en cuanto a los promedios, lo vive como un instante único en su vida y espera continuar por mucho tiempo.

“Mi deseo e ilusión es seguir al mando del club. Es un sueño estar acá”, expresó en diálogo con GDV. Y recalcó: “Los resultados mandan pero mi deber es encontrar el funcionamiento del equipo”.

Además, remarcó la relación que lleva con la nueva dirigencia: “Tengo muy buena relación con Sergio Rapisarda. Estuvo muy presente desde que asumió”.

También analizó la actualidad del Fortín, quien ayer consiguió una gran victoria ante Olimpo: “Desde lo futbolístico se tomaron decisiones que no fueron acertadas y eso nos llevó a este presente”.