Raúl Gámez, en diálogo con Gol de Vestuario, declaró: “Se llevan a los jugadores y los dirigentes juegan a la mancha”. Además, agregó: “Los dirigentes no somos solidarios, no nos cuidamos, y esto es un festín para los representantes”. Esto referido a lo que sucedió con el juvenil Garre, que se fue a Inglaterra. “Nosotros no teníamos ninguna intención de que se vaya a jugar, pero hacen lo que quieren”, despotricó.

Con respecto a la situación de la casa madre del Fútbol Argentino, manifestó: “Julio Grondona y Armando Pérez tienen formas parecidas; viví cosas muy tristes allí dentro antes de que muera el “Jefe máximo” y ahora con el nuevo”.

Sobre los continuos cambios que tuvo el partido ante San Lorenzo, que finalmente se jugará el sábado a las 16, afirmó: “Tengo muy buena relación con Lammens y Tinelli, nunca nos opusimos al cambio de horario que pedían”.