Tras taparle un penal a Maxi Rodríguez en la goleada de Banfield sobre Newell’s, Gaspar Servio charló con GDV sobre la obligación del Taladro de reivindicarse en lo que resta del torneo. “En una de esas nos prendemos en el campeonato”, comentó.

Venían jugando de muy buena manera, pero se les hacía esquivo el resultado. ante la Lepra fue la excepción y consiguieron golear.

Sí, veníamos haciendo buenos partidos. Nada más que no se daban los resultados. Frente a Newell’s fuimos contundentes a la hora de definir, hicimos un gran planteo, jugamos de igual a igual en una cancha muy difícil y contra un equipo que tiene un gran juego. Pudimos lograr los tres puntos que para nosotros eran muy importantes.

¿Les conviene enfrentar a equipos que tengan una idea de juego similar a la de ustedes, tal como pasó con Newell’s?

A mí me gusta jugar contra equipos que salen de igual a igual. Eso va a proporcionar más espacios y a nosotros se nos va a ser más fácil. Cuando se te meten atrás, es difícil porque es complicado meterse dentro del área con pelota dominada. Pero son circunstancias del fútbol y cada uno plantea los partidos a su gusto.

¿Te consideras un atajador de penales?

Me fue bien en los penales que se dieron durante los partidos. No soy un atajador porque hay veces que me los van a convertir, pero en otras los voy a poder atajar. El lunes tuve la suerte de sacarla.

¿Tenés secretos para los penales, como hablarle al ejecutante, o en el momento es salga lo que salga y todo instinto?

En esas cosas no me meto. Trato de elegir en el momento y también es un poco de suerte. Uno tiene que estar concentrado en el penal y nada más. Algunos se ponen nerviosos si les hablás, pero a un jugador con la experiencia de Maxi Rodríguez, ¿cómo lo voy a poner nervioso si pateó un penal contra Holanda y ahora lo iba a patear frente a mí? Era imposible.

Teniendo en cuenta que era un torneo que le daba esperanzas a Banfield luego del flojo arranque en el campeonato, ¿qué significó la eliminación por Copa Argentina?

Fue un momento difícil porque era un objetivo que teníamos. Fue un partido complicado donde la cancha tampoco nos ayudó, más allá de que estaba mala para los dos. Por nuestro estilo de juego, fuimos el equipo más perjudicado. Tenemos la suerte de tener un grupo fuerte y muy unido que va a tratar de sacar este momento adelante. El lunes tuvimos una especie de revancha de reivindicar todo lo bueno que venimos haciendo, lo que estamos entrenando. Se tenía que dar el resultado y por suerte pudimos lograr los tres puntos.

¿Qué buscarán para el resto del torneo?

Vamos a tratar de sumar la mayor cantidad de puntos. Hay partidos que van a ser complicados y nosotros vamos a tener que ser fuertes con nuestro estilo y ganarlos. Tenemos que sumar y en una de esas nos prendemos en el campeonato.

Teniendo en cuenta que para un equipo que recién asciende es complicado mantener el promedio, ¿es una tranquilidad que este año no haya descensos para poder sostener la idea de juego?

No, porque si hubiera descensos, también brindaríamos este estilo de juego. En la B Nacional había descensos y tres puestos de ascensos, donde si sacabas una diferencia tratabas de cuidarla y nosotros siempre confiamos en nuestro estilo. Estamos convencidos que esto nos va a llevar al éxito.

¿Querías que River le ganara a Lanús, por tus inicios en el Millonario y tu actualidad?

Yo pienso en Banfield. Quiero que a River le vaya bien, pero hoy estoy en otro club. Le debo todo a Banfield porque confió en mí desde el primer momento y trato de pensar en lo mío.

Los jugadores de Lanús dijeron que Teo Gutiérrez es mañoso, provocador. ¿Creés que es así?

Teo es un gran jugador, no se le puede discutir nada. Cada uno tiene su estilo de juego, personalidad y carácter. Yo no soy de pelear, aunque se me vio involucrado en una situación con los jugadores de Lanús discutiendo en la cancha, pero fue mi única pelea desde que juego en Primera. Después, no me metería en ningún juego de discusión con nadie, cada uno juega su partido. Quizás ellos se tenían bronca de otro partido porque los jugadores de Lanús siempre están en el roce.

¿Cuál es tu principal característica de locura como arquero?

Trato de enfocarme en el partido y de utilizar mi personalidad. El estilo de juego nuestro requiere a un arquero que juegue con los pies, que arriesgue. Por eso, trato de usar mi personalidad fuerte para atajar y tratar de darle seguridad a mis compañeros.

¿Y fuera del fútbol tenés alguna locura?

Últimamente, la gente de Banfield se pone loca cuando gambeteo, ja. Es mi estilo y se van acostumbrando partido a partido. A veces, les gusta y otras me dicen que es muy arriesgado. Pero se lo están tomando muy bien. Disfruto de estar en Banfield porque tengo la chance de mostrarme y demostrar que puedo jugar en un equipo de Primera. Este club me la dio y le estoy agradecido como también al cuerpo técnico porque

Foto: Clubabanfield.org