Las lágrimas aparecieron en los primeros dos goles, y continuaron tras la definición por penales. El plantel y los hinchas de Sol de Mayo vivieron uno de los triunfos más importantes en la historia del club. El equipo de Viedma, eliminó a Rosario Central de la Copa Argentina, en la definición por penales.

Para el 2019, Sol de Mayo tuvo que reducir su presupuesto y cuenta con una particularidad: Adán Valdebenito, es el presidente del club y a su vez, el entrenador del primer equipo. Este miércoles, Valdebenito dialogó con Gol de Vestuario: “En el primer tiempo hicimos un desgaste grande para cortar el circuito de generación de fútbol de Central. Después el físico nos empezó a sacar factura y ellos mostraron su jerarquía”, expresó.

Además, contó: “Los chicos están muy contentos, la euforia duró toda la madrugada. Intenté sacarles la presión a los jugadores. Para nosotros el partido ya estaba ganado. Quería que se sientan pateando penales en el patio de su casa”, indicó. Y agregó: “Cualquier ingreso para los clubes del interior es bienvenido. Queremos saber quién va a ser nuestro próximo rival y salir a ganar”, sostuvo.

Con respecto al plantel, el entrenador explicó: “Algunos jugadores son empleados públicos durante la mañana y por la tarde entrenamos. El premio económico nos viene bien principalmente para estar al día con los jugadores”, añadió. Sol de Mayo se quedó con el cheque de $670 mil por pasar a la siguiente instancia.

Luego, Valdebenito se refirió a la decisión de las sedes de la Copa Argentina: “La organización de la Copa Argentina debería ser más equitativa en cuanto a las distancias. Los clubes del interior tienen muchas ganas de mostrarse, apuntó. Por último, resaltó: “Este triunfo frente a un grande la Superliga es una página dorada para el club”, comentó.