El presidente de la Conmebol, Alejandro Domínguez, contó cómo fue que tomó la decisión de frenar la competencia ante el avance del coronavirus, se refirió al impacto económico que genera el parate y aseguró que el plazo para regresar a la actividad dependerá de cómo transcurra la pandemia.

“Teníamos un equipo de trabajo que venía monitoreando la pandemia en Europa y nos pareció importante adelantarnos a los hechos. Por eso lo primero que hicimos fue postergar la Copa América. Al principio nos pareció oportuno jugar sin público pero después como venía todo decidimos suspender. Lo principal es la salud”, expresó Domínguez en FM Late (93.1).

En cuanto a la crisis económica que genera el parate del fútbol en los clubes, el mandatario aseguró que la Conmebol ya tomó medidas al respecto: “Los clubes tienen hasta el 60%, que significan 65 millones de dólares, de adelanto de los ingresos que le corresponden por las Copas Sudamericana y Libertadores. Muchos lo aceptaron. Disponemos de una situación sólida. Podemos”, remarcó.

Además, agregó: “A mí me preocupa mucho todo: los jugadores, los clubes. Es el momento de ser solidarios. Vamos a seguir acompañanado de cerca para ver cómo resolver la situación. Tenemos muchos profesionales que dependen de la actividad del fútbol”, afirmó Domínguez.

Por último se refirió al regreso de la competencia, pero no dio precisiones al respecto: “En un caso muy optimista habíamos dicho de volver el 10 de mayo. Hoy todo cambió, varía mucho. Es distinto en cada sociedad, en cada país. Hay que ser más tolerante. No hay apuro para volver. Hay tiempo. Lo importante es que cuando volvamos estemos todos. Lo importante es la salud. Necesitamos que los 10 países estén en condiciones para volver. Todos estos cambios de profesionalización y exigencia vienen con premios”, concluyó.