En la cancha de Lanús, Rosario Central y Talleres igualaron sin goles por los 16avos de final de la Copa Argentina y avanzaron los dirigidos por Edgardo Bauza tras imponerse en la serie por penales por 5-3. Ledesma le atajó el segundo penal a Ortiz y Zampedri lo definió.

El partido arrancó con una jugada polémica. A los pocos minutos de iniciado el encuentro, Pablo Guiñazú se tiró con vehemencia a la altura de la rodilla del delantero Fernando Zampedri y el juez Fernando Rapallini ni siquiera mostró tarjeta amarilla. Ambos equipos tenían intenciones de lastimar al adversario pero no llegaban a concretar lo que insinuaban.

En una contra que tuvo Central, Federico Carrizo sacó un pelotazo perfecto para Germán Herrera, quien terminó exigiendo al arquero Guido Herrera. Esa fue la única situación neta de gol en la primera parte, el resto se repartieron entre imprecisiones e intentos aislados que no prosperaron.

En el arranque de la segunda mitad, Junior Arias tuvo la posibilidad de poner en ventaja al conjunto cordobés, pero Jeremías Ledesma estuvo a la altura de las circunstancias y salvó a Central. Un poco más tarde, Zampedri probó a herrera de larga distancia y Cubas hizo lo propio con Ledesma.

El partido se murió en la discreción absoluta y fueron a penales. Ortigoza, Parot y Gil convirtieron los suyos, Ledesma le contuvo el disparo a Ortiz, mientras que Soñora y Cubas anotaron para la “T”. Camacho marcó el 4-2 para central, Junior Arias descontó para Talleres y Zampedri decretó el 5-3 final que le dio al Canalla el pase a los octavos de final de la Copa Argentina para verse las caras con Almagro.