Chile y Portugal llegaron a la semifinal porque el elenco europeo clasificó primero en el Grupo A. Por su parte, el seleccionado americano quedó segundo en el Grupo B detrás de Alemania.

En la previa se esperaba un partido parejo y de buen fútbol. Con un elenco trasandino que controle la pelota e intente lastimar por las bandas. Por el otro lado, los portugueses se esperaba que hagan un partido más defensivo, con la cabeza en sacar contra ataques rápidos de la mano de Cristiano Ronaldo.

Sin embargo durante todo el partido se metió mucho y se jugó poco. Chile intentó, pero no pudo lastimar en ningún momento a su rival. Del otro lado, CR7 no pesó ya que tuvo que lidiar durante los 120 minutos con la férrea marca de Gary Medel.

En la segunda etapa el partido se puso como se esperaba en la previa. Chile intentó constantemente y Portugal cortó el circuito de la pelota y lastimó de contra. Pero, al no poder encontrarse con Ronaldo, el ataque europeo se vio diezmado. De hecho, el jugador que más intentó y lastimó a la defensa chilena fue el volante del Barcelona, André Gomes.

Ya en el tiempo suplementario el cansancio reinó en los 22 jugadores. Pero, a pesar de esto Chile lo pudo ganar. En el minuto 118, Alexis tomó la pelota adentro del área y buscó al compañero mejor posicionado. Allí estaba Arturo Vidal y el hombre del Munich le pegó como vino y el balón se estrelló contra el palo, ante la atenta mirada de Rui Patricio que nada podía hacer.

Con el tiempo cumplido y sin modificaciones en el marcador, el árbitro pitó el final del encuentro. Los equipos se reunieron en la mitad de la cancha y se dispusieron llevar a cabo la tanda de penales.

Todo se definió más rápido de lo que se esperaba. Empezó Vidal, marcando. Después fue Quaresma, quién remató despacio a la derecha del arquero, Bravo la atajó. Siguió Aranguis quién también lo anotó. En el segundo penal Luso pateó Moutinho. El volante del Mónaco lo ejecutó al mismo lugar que su compañero, el portero chileno volvió a atajarlo.

Para terminar fue Alexis Sanchez, quién en caso de marcar dejaba en jaque a su rival. Y así fue. Con un remate fortísimo puso el 3 a 0. Allí todo quedó en manos del arquero del Manchester City ya que en caso de contener el próximo penal, sellaría la clasificación. Por ese sexto penal fue Nani. El exjugador de Manchester United le cambió la dirección a la pelota, pero el resultado fue el mismo: atajó Bravo.

De esta manera, Chile se mete en la tercer final consecutiva luego de haber conseguido las Copas América 2015 y 2016 frente a la Argentina. ¿El rival? Mañana jugarán Alemania y México para ver quién define la competencia con el equipo de Pizzi.

Mira la definición por penales que definió al primer finalista

https://www.youtube.com/watch?v=afG2ztoxO5M