Después de la polémica final de la Copa Argentina 2015, Central venció a Boca 2 a 1 en Córdoba sin más protagonistas que los jugadores y la pelota y es semifinalista de la Copa Argentina 2016, en un partido que arrancó hace mucho y duró mucho mas de 90 minutos.

En lo que respecta al partido en si mismo, el primer tiempo fue un constante ida y vuelta donde 5 minutos de furia de Central cerraron el partido con un golazo de Fernández y más tarde, después de un rebote, Herrera puso el 2 a 0 parcial casi sobre el cierre de la parte inicial.

En la segunda mitad Central, más allá de alguna aislada contra, se paso todo el segundo tiempo en su propia área pero Boca no pudo convertir de manera tal que convirtió en figura clave a Sosa, hasta el minuto 50 cuando Benedetto descontó para que automáticamente termine el partido cuando el Canalla sacó del medio. Así, se sacó una espina y cerró una herida que tardó mas de un año en sanar.

Ahora, Rosario Central enfrentará a Belgrano por las semifinales de la Copa Argentina mientras Boca se quedó ya sin chances de jugar la próxima Copa Libertadores.

Un partido que empezó hace mucho

Todo empezó hace exactamente 364 días, el 4/11/15, cuando con el polémico arbitraje de Diego Ceballos, Boca venció 2 a 0 a Central y se coronó campeón, después de que el personaje principal de la Final sea el árbitro junto con sus asistentes. Desde ese día, la sensación de la injusticia con la que terminó esa final convivió con ambos equipos y principalmente con los rosarinos.

Cambios de horarios, cruces mediáticos entre dirigentes de ambos clubes y hasta chicanas con la elección del árbitro, calentaron la previa de un partido que sin dudas se jugó como una final.