Gimnasia se clasificó a la final de la Copa Argentina tras derrotar por penales a River, bicampeón del certamen federal, 5-4. En los 90 minutos habían terminado 2-2 en Mar del Plata.

El Lobo tuvo la gran virtud de remontar dos veces el resultado, ya que River se puso en ventaja a los 30 de la primera parte con un tiro libre de Pity Martínez (complicidad de Martín Arias). Pocos minutos después, el que se confió fue Armani, quien dejó viva la pelota en el área chica y Faravelli aprovechó para igualar. El primer tiempo finalizó con la expulsión de Bonifacio.

En el complemento, el Millonario golpeó de arranque con un tanto de Pratto, tras gran pase de Fernández, aunque rápidamente sufrió una roja directa que Tello le aplicó a Pinola, en una polémica jugada donde debió marcar penal para el Lobo

Diez contra diez, el equipo de Troglio encontró el empate con un cabezazo de Silva. Luego, aguantó los embates de River y el 2-2 marcó la definición por penales.

Allí, Pratto y Maidana erraron, mientras que Armani le detuvo uno a Víctor Ayala. Cuando ya pateaban tandas de a uno, el central Millonario la mandó por encima del travesaño y así se desató la locura Tripera, que irá por el título frente a Central.