Más de la cuenta debió transpirar Lanús para conseguir el pasaje a los octavos de final de la Copa Argentina, luego de esperar hasta el último de los tres minutos añadidos por Diego Abal cuando Marcelino Moreno puso la punta del botín para desviar un córner de Lucas Vera y así quebrar el cero.

Sin dudas la igualdad debió quebrarse antes en favor del Granate pero los de Luis Zubeldía tuvieron enfrente a una verdadera muralla como lo fue Cristian Aracena: por arriba y por abajo, desde media distancia, debajo de los tres palos y en el juego aéreo, lo del 1 de la Lepra fue perfecto. No obstante sólo un par de segundos se interpusieron para que el once de Luciano Theiler pudieran forzar la definición por penales tras renunciar al ataque en todo momento.

Ahora el equipo del Sur, que en una semana debutará en Superliga ante Gimnasia La Plata, espera por un rival en los octavos de final que saldrá de la llave entre Argentinos Juniors y San Martín de Tucumán.