En cancha de Temperley el subcampeón de la pasada Superliga, Defensa y Justicia, se metió entre los dieciséis mejores de esta Copa Argentina por la buena jornada que vivió su arquero, Ezequiel Unsain, asegurando el triunfo para los de Mariano Soso (quien fuera entrenador del Lobo) al ser clave en el tiempo regular y contener dos penales e imponerse por 4-3.

Luego de encontrar pocas emociones en la parte inicial, Defensa se encontró con la apertura del marcador con el tiempo cumplido cuando Marcelo Herrera desvió un tiro libre y dejó sin respuestas a Alexis Martín Arias.

Sin embargo, tras el descanso el central vio la roja tras un patadón y a partir de allí el juego cambió por completo. El Lobo aprovechó su ventaja numérica y se volcó en ataque para intentar la igualada, y así lo hizo nueve minutos después por medio de un contraataque que liquidó con calma Maximiliano Comba.

Lo que quedó del tiempo regular fue controlado por el once de Hernán Ortiz, aunque sin poder doblegar nuevamente la resistencia de Ezequiel Unsain, quien terminó de convertirse en figura cuando selló el triunfo de los suyos al detener los disparos de Horacio Tijanovic y Víctor Ayala. Ahora el Halcón espera por Independiente o Patronato en cuartos de final.