El último partido que disputó Defensa y Justicia fue el 11 de marzo del presente año. Luego de seis meses, el conjunto de Varela volverá a jugar un encuentro oficial. Este jueves 17 de septiembre, recibirá a Delfín de Ecuador en la reanudación de la Copa Libertadores.

En la previa del encuentro, Hernán Crespo explicó: “El plantel está feliz y con ganas de arrancar esta nueva competencia. Las dificultades están, existen, pero nos tenemos que acostumbrar. Las cosas se podrían haber hecho un poco mejor, pero ya está. Esta primera fecha será un indicador de qué se puede hacer mejor y qué mantener”, aseguró el entrenador en una conferencia de prensa virtual.

Respecto del fútbol argentino, opinó: “Me parece que jugar la copa es el puntapie inicial para que se ponga en funcionamiento el torneo local”, opinó.

“Este plazo no nos dio tiempo a nada, no solo de positivos, sino que de eventuales lesiones. El contexto en el que nos movimos, respetando los protocolos, pudimos haber ganado algunas semanas más de entrenamiento. Pensábamos que íbamos a necesitar 8 semanas de trabajo, tuvimos como mucho 6, nos adaptamos, estamos con un sueño muy grande, una ilusión enorme. Vamos a apelar mucho al espíritu amateur. Donde no llegan las piernas va a llegar el corazón”, puntualizó Crespo sobre el parate de los entrenamientos.

Por último, se refirió a las dos derrotas que lleva Defensa en la Libertadores. “Los partidos anteriores de la Copa nos enseñan que no alcanza con jugar muy bien, hay que jugar excelente para llevarte los 3 puntos. Trataremos de no cometer errores en cuanto al desarrollo del juego”, concluyó.