Por la vuelta de la primera fase de la Copa Sudamericana, Atlético Tucumán hizo gala de su fortaleza grupal y de la personalidad de sus ídolos al vencer por 3-0 (6-2 global) ante Oriente Petrolero con hattrick del Pulguita Rodríguez en un equipo plagado de juveniles.

Atlético Tucumán había sacado la ventaja en la ida, cuando visitó Bolivia y ganó 3-2. Pero el mercado de pases le fue quitando jugadores clave al conjunto de Zielinski. El “Ruso” tuvo que meter mano dentro de las categorías juveniles para poder conformar el plantel de cara al partido de vuelta. Tantas dificultades tuvo el DT, que en el banco de suplentes solo se hallaban cuatro futbolistas relevos.
Por su parte, el conjunto boliviano llegaba en mejor forma y gran ritmo futbolístico al estar ya participando del torneo de su país.

El marco de público era espectacular en el estadio José Fierro, que se vistió para una fiesta en la fría noche tucumana en la que el Decano buscaba hacerse fuerte. El recibimiento del equipo albiceleste contó con fuegos de artificio y el aliento inagotable del pueblo tucumano, que volvieron a dar el presente.

Guillermo Acosta ensayó un remate de zurda con perfil cambiado en 11′ de la primera mitad, fue una de las primeras aproximaciones claras de los locales. La respuesta del conjunto de Cochabamba fue una llegada desde la izquierda que obligó a la estirada de Luchetti para salvar al Decano.

Otra de las grandes acciones del PT fue una pared entre Aliendro y Gervasio Núñez que dejó al primero con la posibilidad de picarla ante el arquero adelantado, pero su disparo fue demasiado bombeado y se fue por encima del travesaño.

El merecido gol llegó a los 44 minutos, cerca del descanso, “La Pulguita” Rodríguez  apareció por la izquierda y definió con mucha clase ante la salida de Salvatierra.

El 7 amplió la diferencia en los primeros minutos de la segunda mitad, desviando un remate de Barbona y marcando así el 2-0 ante Oriente Petrolero.

El complemento fue todo del Decano. Las dudas del inicio se disiparon con el gran nivel y la amplia superioridad marcada dentro del campo de juego. Atlético Tucumán jugaba y llegaba con chances de gol con mucha claridad. Mientras que el conjunto boliviano siquiera podía hacer pie en el José Fierro.

Para decorar el resultado y llevarse la pelota del partido Rodríguez aprovechó el rebote de una mala salida del arquero Salvatierra y decretó la goleada 3-0 en el marcador y 6-2 en el global. El duelo de mañana entre Iquique e Independiente indicará el próximo destino del Decano, será Avellaneda o Chile.

Mirá los goles del ídolo tucumano: