El estadio Libertadores de América volvió a vivir una nueva noche de Copa. En un vibrante y polémico encuentro, El Rojo de Avellaneda igualó 1-1 ante Gremio con goles de Luan y Cortez en contra. Gigliotti vio la tarjeta roja a los 28 minutos por un codazo que el árbitro pudo ver gracias al VAR. La vuelta será dentro de 7 días en Porto Alegre.

Por la ida de la Recopa Sudamericana, Independiente, último campeón de la Copa Sudamericana, se medía ante el Gremio de Porto Alegre, que venía de ganar la Copa Libertadores ante Lanús y de caer en el Mundial de Clubes frente al Real Madrid.

El escenario era de una típica noche copera en Avellaneda. El público del Diablo estuvo muy efusivo desde la previa y durante todo el encuentro, generando un marco realmente espectacular.

Independiente tuvo las oportunidades para abrir el marcador en los primeros 20 minutos con un remate de Domingo; y con un cabezazo de Meza que casi se cuela en el ángulo. El Rojo se hacía fuerte por la izquierda a través de los avances de Jonathan Menéndez, siempre con la pelota en movimiento y preparando el pase adecuado para sus compañeros.

Pero el fútbol no conoce de merecimientos. Luan aprovechó una floja salida de Amorebieta, definiendo de zurda y con el cerebro frío ante la desesperación de Campaña, que nada pudo hace para evitar el gol.

A los 26 el árbitro utilizó el VAR para expulsar a Gigliotti luego de un codazo a Kannemann. El ecuatoriano Roddy Zambrano dejaba de esta manera a Independiente con 10 futbolistas.

Pero el Rey de Copas se agranda en las difíciles. Fernando Gaibor hizo su carta de presentación como 10 del Rojo con un magnífico tiro libre desde la izquierda que fue apenas desviado por el lateral, Bruno Cortez, para sorprender al arquero, Marcelo Grohe. Así llegó el empate y la hinchada deliraba.

Independiente jugó en los primeros 45 con mucho compromiso y mucho desgaste físico. Mientras que su rival con la reserva en el motor pudo obtener la misma efectividad, guardando energías para la segunda mitad.

El inicio del complemento fue una continuidad del segundo. Con los locales yendo al ataque a pesar de la diferencia numérica y con los brasileños agazapados esperando por la contra.

Pero, poco a poco, Gremio se fue haciendo con la tenencia, haciendo ancho el campo y tratando de penetrar las defensas rojas con pases entre líneas. Durante la segunda mitad, los hombres del Tricolor eran los que manejaban más la pelota, aunque les costaba llegar al arco de Campaña.

Mirá los goles del partido: