Gremio venció a Independiente por 5-4 en los penales y se terminó quedando con la Recopa Sudamericana. A poco de finalizar el primer tiempo, el árbitro Enrique Cáceres se apoyó VAR y expulsó a Fernando Amorebieta.

Durante el primer tiempo, Gremio salió con una postura avasallante para llevarse por delante al equipo argentino. Con tenencia de pelota, rotación, posición, velocidad y ataques por las bandas pudo lastimar a Independiente en más de una oportunidad. A los 7 minutos, Alisson dominó la pelota en el área, encaró a Martín Campaña y el defensor Amorebieta rechazó en la línea.

A los 40 minutos, Nicolás Domingo se le fue encima a Luan tras un planchazo en el pecho de Amorebieta y el brasileño se levantó la camiseta para mostrarle el pecho lastimado al jugador de Independiente. Ante esta situación el VAR decidió intervenir y el conjunto de Avellaneda se quedó con un jugador menos.

En el complemento, Independiente se dedicó más a cuidar el resultado y a esperar que pase el tiempo. Se cerró bien atrás con dos líneas de cuatro, redobló los esfuerzos y por momentos hizo que la diferencia numérica en jugadores no se notara tanto. Gremio se paró en campo rival, pero el desgaste físico ya estaba comenzando a pasar factura. Independiente pudo resistir las arremetidas y forzó ir a un alargue.

En tiempo suplementario la tendencia fue la misma. Jonás Gutiérrez ingresó por Fabricio Bustos para que el equipo argentino tuviera más cuerda para correr, mientras que Gremio hacía todo bien, pero se chocó en varias oportunidades con una defensa bien ordenada y un arquero que respondió siempre que se le exigió.

En los penales todos convirtieron menos Martín Benítez, quien falló la última ejecución para Independiente y Gremio terminó quedándose con la Recopa Sudamericana. No pudo ser para el Rojo, pero le quedó la tranquilidad de haber entregado todo.