Luego de la suspensión que le aplicó CONMEBOL a Guillermo Barros Schelotto, por la cual no podrá estar mañana en el banco ante Palmeiras, Boca intentará apelar la sanción.

Lo hará en las próximas horas, aun sabiendo que ya existe un antecedente negativo: el Mellizo tampoco pudo dar indicaciones en el partido de vuelta frente a Libertad, el club apeló y fue denegado. Es difícil que se expida rápidamente, aunque de todas formas harán el intento.