En el Gigante de Arroyito, Rosario Central y Gremio igualaron 1-1 en la primera fecha del grupo H de la Copa Libertadores.

Ya a los dos minutos, Zampedri cabeceó cruzado por la derecha un centro desde la izquierda y abrió el marcador para los de Paulo Ferrari. Pero enseguida respondió la visita: primero, Jeremías Ledesma le ahogó el grito a Everton, y a los 12 el mismo Everton lo venció mano a mano por la izquierda para poner el empate.

Luego de esas emociones, el partido se volvió peleado y disputado. Ambos tuvieron sus chances para marcar, pero el resultado no se movió.

El complemento tuvo un ritmo decreciente. Gil exigió a Paulo Victor desde afuera del área, y el ingresado Matheus también probó de media distancia y apareció Ledesma. Sobre el cierre, cada vez se arriesgó menos y ambos parecieron firmar el empate, salvo por un último tiro libre en el palo del ingresado Jean Pyerre.

Así, si bien sigue sin ganar desde hace nueve encuentros, Rosario Central sumó un punto que no es para despreciar en el inicio del sueño copero.