Polémica fue la expulsión de Dedé en el partido de ida entre Boca y Cruzeiro. El árbitro Eber Aquino se amparó (mal) en el VAR para echar al defensor del conjunto brasileño luego del choque con Esteban Andrada. Ahora, el club de Belo Horizonte obtuvo un consuelo de parte de CONMEBOL ya que podrá jugar la revancha dentro de un semana.

El presidente de Cruzeiro viajó a Paraguay y se reunió con el presidente de la Confederación Sudamericana de Fútbol, Alejandro Domínguez, para manifestarle su indignación por la decisión del juez en el partido disputado en la Bombonera.

El ente actuó de oficio e hizo lugar al pedido del club, con lo cual anuló la roja, quedando automáticamente habilitado para jugar el jueves 4/10, si es que el técnico Mano Menezes así lo dispone.