En Gremio están enojados por la ultima jugada del partido que terminó en penal, ignorado por el árbitro chileno Julio Bascuñán, pese al triunfo por 1 a 0 en la final de ida de la Copa Libertadores en Porto Alegre.
Renato Gaúcho, el entrenador de Gremio, realizó una extraña declaración para expresar su enojo: “Hasta Stevie Wonder veía ese penal, pero el árbitro no lo vio. Fue penal cuando terminaba el partido y ni era necesario usar el VAR para cobrarlo”, dijo.
El descontento de Gremio se debió a la última jugada del encuentro, en la que tras un centro en el área de Lanús, Nicolás Aguirre le cometió penal a Jael en el sexto minuto de adición. “¿Por qué no se usó el árbitro de vídeo? Le pregunto a la Conmebol: ¿para qué tiene el VAR si no lo usa?”, insistió el DT brasileño.
También se quejó por la amarilla que le mostraron a Walter Kannemann, quien se perderá el partido de vuelta: “El árbitro aprovechó una jugada en la que nadie merecía una tarjeta para mostrarle la amarilla a Kannemann y sacarlo de la final. Espero que el árbitro allá sea diferente”, se excusó Renato, poniendo la mirada critica sobre el árbitro de la revancha.