Esta noche, Racing y River jugarán en Avellaneda por el partido de ida de los octavos de final de Copa Libertadores a entradas agotadas. Es tanta la expectativa por este cruce que para la revancha, a jugarse en tres semanas, el Monumental lucirá igual de lleno.

Desde el sábado y hasta el martes, los socios con abonos en cada una de las tribunas del Monumental tuvieron la prioridad para adquirir tickets. Terminado ese plazo, el resto de los socios que no tienen su lugar asegurado pudo entrar al sistema y ahí se agotaron todas las localidades que estaban a la venta.

Así las cosas, se espera una recaudación cercana a los 38 millones de pesos, un auténtico récord.