Boca logró clasificarse a semifinales de la Copa Libertadores tras conseguir un agónico empate en Belo Horizonte. El partido terminó con mucha polémica por algunas jugadas dudosas, y entre los más indignados, se encuentra Wagner Pires de Sá, presidente de Cruzeiro.

Una vez concluido el encuentro, el dirigente se descargó otorgando unas declaraciones en donde le disparó de todo al árbitro uruguayo, Andrés Cunha: “Todo el fútbol brasileño tiene que quedar revuelto por el arbitraje. Sabíamos que de alguna manera que iba a expulsar a Dedé. Tenemos que salir de esta mierda. El vino y se preparó contra nosotros en el Mineirão. Hasta el apellido ladrón tiene”, sentenció en relación a Eduardo Cunha, ex diputado brasileñol que fue preso por corrupción.

Pires de Sá siguió, y esta vez le apunto al VAR: “Todos tenemos que quedar indignados, mientras que el fútbol brasileño no se fortalezca, vamos a quedarnos así. ¿Para qué existe el VAR?”, respecto a un gol anulado por una falta de Dedé y a otro por un offside de Barcos.

Según Egidio, que antes del cotejo dijo que le harían 4 goles al cuadro xeneize, el referí se burló por la derrota: “Ustedes son malos, se fueron de la Copa. Ustedes lo perdieron, no hicieron nada para ganar”, finalizó.