En la previa parecía que iba a ser un partidazo por los nombres que figuraban entre los titulares, y las propuestas de ambos equipos a lo largo del semestre anterior. Sin embargo los 20 minutos iniciales solo fueron un espejismo en un desierto de ideas. Racing y River empataron 0 a 0 la ida por los octavos de final de la Copa Libertadores. Consuelo para ambos, el local porque no le convirtieron y para el visitante por haber aguantado todo un tiempo con un hombre menos.

De entrada el Millonario salió con todo. Un remate de afuera del Pity Martínez salvado por Arias levantó los ánimos. Del otro lado respondía Centurión en gran jugada al filo del penal, el árbitro brasilero Anderson Daronko no compró. El cesped blando hacía patinar a algunos jugadores y en varias ocasiones a Franco Armani al sacar de abajo. Palacios se convertía en eje, siempre se mostraba como primer pase para arrancar las jugadas desde el medio hacia los costados.

Las dos más importantes fueron consecutivas: Primero un córner desde la derecha que tras un desvío Pinola se lo perdía desde el punto penal, su remate de derecha (pierna menos hábil) pasó rozando el primer palo. Al minuto Bou le quemaba las manos a Armani tras un ataque rápido. Ponzio lo bajaba a Centurión en una contra de la Academia y se ganaba la amarilla, el preámbulo de lo que luego sucedería. En ese momento se apagó el partido.

Finalizando la primera parte nuevamente Ponzio pegaba, esta vez cortó a Saravia de atrás. El árbitro primero amonestó a Palacios pensando que había sido el juvenil. Sin embargo por el intercomunicador le avisaron que la amarilla le correspondía al capitán visitante lo que provocaba que al ser la segunda se tuviera que ir expulsado, y de yapa se perderá la vuelta.

El segundo tiempo solo cambió en el protagonismo, que esta vez fue para Racing. Con un hombre de más “La Academia” se animó. Abría las bandas para aprovechar la velocidad de Solari recién ingresado. Sin embargo constantemente chocaban contra Martínez Quarta, Pinola o alguna intervención de Armani (vaya karma para Coudet). Los debuts de Guillermo “Pol” Fernández y Cristaldo le pusieron un poco de pimienta al complemento.

Del otro lado Zuculini reemplazaba a Scocco para ocupar el lugar dejado por Ponzio, mientras que Quintero y Enzo Pérez apenas si tuvieron alguna pincelada. Pratto solo adelante se fajaba como podía con los cuatro defensores rivales. Lo más interesante fue sobre el final: la palomita de Cristaldo que obligó la estirada del arquero Millonario al córner.

El pitazo final decretó el 0-0, con sabor a poco para los locales que quizás merecieron un poco más pero que no recibieron ningún gol del visitante (podría valer doble en un hipotético empate en el global). La vuelta será el miércoles 29 de Agosto a las 19:30 en el “Monumental”.