En un partido prácticamente sin fisuras, Boca derrotó 1-0 a Paranaense, en Curitiba, y sacó una buena parte del pasaje a los cuartos de final de Copa Libertadores.

El Xeneize se mostró como un equipo que priorizó el orden y la tenencia de la pelota para luego ver si podía lograr algún contragolpe. Así, Abila tuvo una muy clara que le sacó Santos, mientras que del otro lado hubo ganas y empuje, aunque no fue suficiente.

En el complemento, el conjunto de Alfaro cedió un poco el balón y Paranaense mostró un poco de peligro ante Andrada, pero siempre con remates desde afuera del área.

Ya con Tevez y Hurtado en cancha, Boca alcanzó el gol de la victoria. El Apache tocó levemente para MacAllister (de gran partido), que remató y, favorecido por un desvío, el balón encontró el fondo de la red. 1-0 a poco de final.

Sobre la hora, Paranaense pudo igualar gracias a la tecnología, ya que el árbitro Fedorczuk dio penal, que no existió, tras ampararse en el VAR por una falta de Andrada a Rony. Pateó Ruben y la pelota se estrelló en el poste izquierdo. No hubo tiempo para más y así el Xeneize sacó un excelente resultado.