Y un día ganó San Lorenzo. Y un día los dirigentes respiraron aliviados por lo que fue el triunfo del Ciclón ante Junior por 1-0 en la Copa Libertadores. Una descarga necesaria, según expresó su presidente Matías Lammens.

“Estoy aliviado. Grité más este gol que el de la Libertadores”, manifestó. Y añadió con honestidad. “Por ahí si no se ganaba hubiese sido complejo que se quede Almirón”.

En diálogo con Radio Mitre, indicó además. “Por estos partidos sin ganar, todo se puso en tela de juicio. No podía ser que Almirón era el mejor técnico de Argentina hace dos meses y ahora no sirva para nada”.