Finalmente, la definición de la Copa Libertadores entre River y Flamengo se trasladará a Lima, a consecuencia de la grave situación social que vive Santiago de Chile. Luego de una larga reunión en Luque, en la jornada de ayer, se decidió que Perú albergue la final. Alejandro Domínguez, pte de CONMEBOL, tomó la palabra y explicó los motivos de la elección.

“Lamentablemente en esta oportunidad hemos tomado una decisión después de analizarlo en 360 grados, que lo más conveniente ahora -y gracias también al presidente (Martín) Vizcarra que dio todas las garantías- es que el partido del 23 se juegue en Lima”, dijo.

Y agregó. “Consenso hubo, rápido no fue. Venimos trabajando con una ciudad hace más de un año y tuvimos que encontrar la acción más viable. Creemos que la oferta de Lima garantiza que nosotros podamos cumplir con aquellas personas que compraron tickets parta asistir a Santiago. Son dos ciudades con una gran conectividad aérea”.