El protagonismo de River Plate en la Copa Libertadores se ha vuelto común en los últimos años y en algunas ocasiones estuvo cerca de llegar al menos a la final. En la edición del 2017, el Millonario cayó en semifinales ante Lanús, pero el episodio que más trascendencia tomó fue la serie de cuartos de final ante Jorge Wilstermann.

Tras haber caído en la ida por 3-0, el equipo de Marcelo Gallardo vapuleó al conjunto boliviano en el Monumental por 8-0  y a tres años de aquella serie, el arquero Raúl Olivares declaró con cierta polémica sobre aquellos enfrentamientos. En una entrevista con el canal de Youtube “La nota con Roma” apuntó contra todos, incluyendo el arbitraje y algunas polémicas envueltas de aquel partido.

En esa edición del torneo internacional, Camilo Mayada y Lucas Martínez Quarta fueron suspendidos por varios meses debido a una prueba antidoping que dio positivo. Puntualizando sobre aquellos casos, Olivares opinó: “Nos habíamos enterado lo de los doping positivos. Fue una noticia muy grave, pero no tuvo el impacto que tendría que haber. A River lo tendrían que haber descalificado, no sé quién le bajó el perfil a eso. Fue muy extraño, se habló de siete u ocho jugadores y después fueron dos y uno era un juvenil”.

Luego, al puntualizar sobre el desarrollo del cotejo de vuelta declaró: “Cuando me atacaban, nunca vi un ritmo así, de esa manera. No lo vi en ningún equipo, y mirá que enfrenté a Atlético Mineiro, a Palmeiras. Me parece extraño que haya pasado lo de los dopings y el nivel y el ritmo que tenían los tipos. Yo creo que ese ritmo es del Barcelona, del Real Madrid, o del PSG”.

Sobre el final, tuvo palabras para el arbitraje y allí, cerró: “Lo que sí tengo claro y, yo lo vi en la cancha, es que los árbitros no sirven para nada. A mí me arbitró un chileno, que me pidió mi camiseta en ese partido, y el tipo no cobra el primer foul y nos hacen el 1 a 0. Los árbitros, como es River y este equipito es de Bolivia, entonces no sé”.