River se hizo dueño de una hazaña histórica. El Monumental totalmente repleto fue el escenario perfecto para que el equipo de Marcelo Gallardo juegue su mejor partido en Copa Libertadores, dando vuelta un resultado totalmente adverso, imponiéndose con categoría y estrategia por 8-0 ante Jorge Wilstermann.

El Millonario necesitaba revertir el 3-0 que había dejado tan preocupado al Muñeco en Bolivia. Para eso, el DT apostó por una linea de tres en el fondo y así lograr un peso ofensivo. Por su parte, Wilstermann paró cinco defensores para evitar cualquier infiltración del equipo argentino.

Los de Núñez necesitaban hacer su primer gol lo antes posible y lo lograron. A los 8 minutos de partido, Leonardo Ponzio puso un pase largo para que Ignacio Scocco logre sacarse a dos defensores de encima, superar al arquero y darle un pase a la red. El primer gol significaría el derrumbe total del equipo boliviano.

Cinco minutos después llegaría un centro pasado enviado por Carlos Auzqui que bajaría Scocco. Éste nuevamente se acomodó quitándose hombres de encima y con un buen derechazo marcó el 2-0 para empezar a ilusionar más a los hinchas con la hazaña. Wilstermann continuaba tan desarmado que el ex Newell’s se volcó más a su lateral izquierdo y, en lo que parecía ser un centro en busca de algún pie riverplatense, encontró su tercer gol. El rival no lograba encontrar peso defensivo y River manejaba y dominaba todo el partido.

El partido se tramitaba en todo el campo de Wilstermann. A los 35 minutos de juego, Ignacio Fernández vio a Scocco de frente al arco pero el autor de los tres goles se percató de la entrada por derecha de Enzo Pérez, totalmente desmarcado. El ex Estudiantes puso el 4-0 con el que River se iría al descanso con la tranquilidad de tener el resultado totalmente a favor, eliminando toda posibilidad de definir la llave desde el punto penal.

Ni siquiera se completó el primer minuto de la segunda parte que el equipo de Gallardo ya se encontraba ganando 5-0. Una gran jugada colectiva, infiltrándose entre los tantos defensores que tenía el equipo boliviano, terminó en otro gol  para la colección de Scocco.

Con pases precisos que comenzaban en la mitad de cancha, Auzqui puso la pelota en el área. Un rebote quedó en los pies de Nacho Fernández quien convirtió y puso a River más arriba de lo que estaba en el marcador.

Jorge Wilstermann no encontraba solución a tal paliza futbolística, careciendo de alguna referencia en el mediocampo para siquiera llegar al arco de Germán Lux. A los 12 minutos, un tiro de esquina a favor del Millonario le quedó a Gonzalo Martínez. Un rebote del arquero Olivares quedó en los pies del que tantos problemas les trajo en la noche: Scocco anotaba el séptimo gol, el quinto en su cuenta personal.

Un tiro libre a favor del conjunto visitante sería el puntapié inicial para la sentencia del equipo argentino. Enzo Pérez tomó el rechazo para cruzar toda la cancha y marcar el 8-0 final.

River fue el dueño de una goleada histórica y se metió en semifinales de la Conmebol Libertadores; jugará contra Lanús, que le gano por penales a San Lorenzo.