[VIDEO] San Lorenzo venció 1-0 a Nacional de Paraguay, y sumó su primera Copa Libertadores de América. Merecido lauro para el conjunto de Bauza, que aprovechó el infantil penal cometido por los guaraníes, y después se limitó a aguantar con el alma.

El Ciclón alzó por primera vez su objeto más deseado. El equipo de Boedo sumó su nombre a la lista de vencedores argentinos, sacándose la espina que supo tener en su alma por tanto tiempo. Ortigoza fue el hombre de la noche en el Bajo Flores, al convertir el solitario gol desde el punto de penal. Premio a la resistencia de un equipo, que aguantó los embates de Nacional durante los noventa minutos.

Se acabó una etapa dolorosa, San Lorenzo es de una vez por todas campeón del máximo torneo continental. Esta Copa Libertadores significa mucho más que una competencia cualquiera, es un título que su gente esperó y anhelo durante años, que incluso convirtió tal sueño en canción. Era la Copa, siempre fue la Copa.

La presión que provocó su gente se tradujo en tensión para los futbolistas. Los nervios reinantes en la parcialidad local se hicieron carne rápidamente en el elenco del Patón Bauza. Nacional dejó de lado su juego de contraataque, y con la pelota en su poder gracias al dominio de Marcos Riveros en el medio campo, le quitó el balón al local. Al minuto lo tuvo Orué pero Torrico salvo al azulgrana. La diferencia era escasa y una equivocación podía ser vital en el desarrollo de las acciones. Algo que indudablemente cometió Ramón Coronel a los 35’ de la primera mitad, al desviar con la mano un envío de Martín Cauteruccio.

Néstor Ortigoza tomó la responsabilidad, engaño a nacho Don y lo cambió por gol. 1-0. Desahogo en su gente y algo de paz en el once que plantó Bauza en el Nuevo Gasómetro. Empero, rápidamente se esfumó esa tranquilidad se evaporó y el balón volvió otra vez a los pies guaraníes. Julián Benítez probó desde fuera y su remate se fue apenas ancho.

El complemento encontró mejor plantado al Ciclón gracias a la conducción que demostró Leandro Romagnoli, quien salió de la banda y se ubicó por la zona central, para tratar de adueñarse un poco del balón. Pero todo siguió siendo de la visita, lo tuvo Fredy Bareiro pero su remate se marchó fuera, y desviado al córner, luego de demorar al momento de la definición. Nacional sintió la falta de concreción en el arco de Sebastián Torrico, y abusó en la parte final de los balones largos de Marcos Benítez.

No hubo mucho tiempo para más. La fiesta ya se había desatado en las tribunas del Nuevo Gasómetro, la cual desató Ricci al decretar el final de la página más dorada de la historia cuerva: San Lorenzo campeón de la Copa Libertadores.

El gol que valió la Copa:

Foto: Infobae