Boca y River están en boca de todos. Cualquier cuestión se ve agigantada por tamaña definición de Copa Libertadores. En ese ámbito, el Millonario perdió a Marcelo Gallardo en la llave ante Gremio, con una intromisión en el vestuario que lo dejó afuera de esta primera final e incluso de la Bombonera.

Por ello, con el fin de evitar cualquier comunicación telefónica con el banco de suplentes -tal como ocurrió en Porto Alegre-, desde Conmebol buscaron colocar inhibidores para interrumpir las señales de los teléfonos celulares.

Sin embargo la posibilidad quedó descartada por cuestiones legales ya que el organismo no posee autoridad para utilizar ese tipo de dispositivos, y además violaría la libertad de frecuencias.

Asimismo Boca elevó un pedido a Asunción para prohibirle a River decorar el vestuario de la Bombonera. ¿El motivo? El club de la Ribera considera el hecho como “una incitación a la violencia”.

“Esta medida no es sólo por el malestar del hincha de Boca. Fue algo que discutimos en Comisión Directiva y decidimos que River no intervenga en el vestuario visitante. Que River decore el vestuario genera violencia”, remarcó Christian Gribaudo, secretario general de Boca en TyC Sports.

Con algunos antecedentes previos en el Superclásico -con éxitos incluidos para el Millonario- este no será el caso en la definición de la Copa Libertadores.