Los de Gallardo no la pasaron bien ante el Cacique paraguayo, el 2-0 en la ida hizo que River se confiara, tanto en su esquema como en su juego. En el final de la primera parte Palau convirtió de cabeza para llenar de dudas la noche. Pero en tan solo 6 minutos de la segunda parte, un gol de montonera que la TV le dio a Alario, pero que marcó Pinola calmó a los hinchas y sentenció la serie. La Banda espera rival entre Jorge Wilstermann de Bolivia o Atlético Mineiro de Brasil en cuartos de final.

River recibía a Guaraní con la tranquilidad del resultado favorable en Asunción, un historial siempre favorable ante equipos paraguayos visitando El Monumental.

La idea de Gallardo era poblar el mediocampo con hombres de buen toque y dejar a Lucas Alario como único punta de ataque. Además “El Muñeco” optó por Germán Lux, de regreso al arco millonario, ante la juventud de Batalla.

Por parte del conjunto de Garnero, la ilusión era lograr lo que parecía imposible. Guaraní disponía de cuatro variantes con respecto a los hombres que hicieron de locales en el Defensores del Chaco.

El Monumental se vistió de fiesta, como en cada noche de Copa Libertadores. A estadio repleto, las arcas contemplaron unos 20 millones de pesos de recaudación.

En el comienzo del partido “La Banda” comenzó a pura orquesta, siendo muy vertical y agresivo en busca de la posesión de pelota.

Por su parte, Guaraní le planteó un encuentro donde River no sería el protagonista máximo, ya que los de Garnero buscaban recuperar y salir rápido hacia el ataque.

River no estaba cómodo en la zona de presión que planteó Gallardo y especulaba con el nerviosismo del conjunto paraguayo que manejaba, por momentos, el traslado de la pelota. Aunque de tanto ir quedaba expuesto.

A los 36 minutos, River llegó por el sector izquierdo en un desborde de Casco, un gran centro de Enzo Pérez para Nacho Fernández que llegó por la banda opuesta pero su definición no fue certera y se salvaba el Cacique.

Cuando se cerraba el telón del primer tiempo una llegada confusa por derecha, tras un tiro libre, dejo mano a mano a Marín con Lux, el jugador envío el centro Lux llegó a cachetearla pero la pelota fue a la cabeza de Palau que cabeceó de manera extraordinaria para que ni toda la defensa millonaria junta pudiera sacar esa pelota.

Ya en el complemento, en River empezó a pesar el nerviosismo del 0-1 que ponía a los paraguayos a un gol de los penales. El esquema inicial ya no parecía servir de mucho. Pero Gallardo no movió el banco.

En los primeros minutos, Lux jugó con el corazón de muchos hinchas en una débil y exagerada salida del arco que le salió bien porque un hombre de Guaraní se trabó y lo favoreció.

A los 51 minutos un córner se transformó en pinball en el área chica del Cacique y Lucas Alario y Javier Pinola la encontraron en medio de la confusión sobre la línea para marcar el 1-1 y 3-1 global. La tranquilidad regresaba al Monumental. La tele se lo otorgó a Alario, pero el tanto fue de Pinola.

Lo gritó Alario, pero el último en tocarla fue Javier Pinola. El ex Central aprovechó el desconcierto en el área para igualar el partido. Foto vía ESPN

Mirá los goles de una nueva noche de Copa riverplatense:

River manejó el segundo tiempo con total tranquilidad luego del tanto de Alario. El único futbolista que supo desesperar a la dupla Maidana-Pinola fue el argentino Cristian Chávez.

“En el segundo tiempo no perdimos la calma y supimos sacarlo adelante con inteligencia.” Lucas Alario.