A pesar de tener un arranque muy malo en la copa las ilusiones del Ciclón nunca se perdieron. Su técnico y los jugadores demostraban día a día que, mientras hayas chances matemáticas, buscarían la clasificación a los Octavos de Final.

Por la sexta fecha recibía a Flamengo en el Pedro Bidegain. Sin embargo, además de necesitar los tres puntos, al igual que en 2014 la atención también estaría en Santiago de Chile. El partido entre Universidad Católica y Atlético Paranaense también podría definir el futuro del cuervo. 

Las malas noticias llegaron desde temprano para el equipo argentino ya que a los 14 minutos Rodinei estampó un golazo y puso el 1 a 0 para la visita. De ahí en más la desesperación y los nervios empezaron a aparecer. San Lorenzo intentó durante todo el primer tiempo de manera atropellada, sin muchas ideas.

Sin embargo en la segunda etapa aparecieron los goles que lo metieron en la próxima fase. Otra vez el ingreso del juvenil Barrios le cambió la cara al equipo. Luchó en la izquierda, envió un muy buen centro y Marcos Angeleri puso el 1 a 1. El mismo resultado se estaba dando en la capital del país trasandino. Esto clasificaba a San Lorenzo por diferencia de gol.

Sin embargo las emociones empezaron a llegar desde el otro lado de la cordillera. Otro gol de Paranaense clasificaba a los dos elencos brasileños. En ese momento, el Nuevo Gasometro empezó a jugar su partido, la gente alentó a su equipo e hizo que Flamengo se meta demasiado atrás y los centros empiecen a caer al área de Muralha.

Mientras tanto en Chile, Ricardo Noir puso el 2 a 2 para que otra vez el Ciclón esté adentro. Cuando faltaban 5 minutos Paranaense anotó y puso el 3-2. Así la tabla estaba en favor de los dos equipos cariocas.

Sin embargo la mayor emoción apareció en el minuto 91 en el estadio del barrio porteño. Una vez más el pibe Barrios, el mismo que había ingresado para darle al equipo de Aguirre el triunfo frente al equipo chileno, peleó con la defensa y el balón le cayó a uno de los jugadores más importantes de San Lorenzo, a uno que no había tenido una buena fase de grupos pero que volvió a aparecer cuando más se lo necesitaba: Fernando Belluschi.

El volante la paró adentro del área y definió con un zurdazo exquisito poniendo el 2 a 1 para el local. Mientras los jugadores se abrazaban y las tribunas festejaban, el partido terminó. Lo mismo ocurrió en Chile.

De esta manera, la tabla de posiciones del grupo 4 de la Copa Libertadores dejo a San Lorenzo primero con 10 puntos, segundo a Atlético Paranaense también con 10 pero con menos diferencia de goles, tercero a Flamengo, que jugará la Copa Sudamericana, con 9 y última a la U. Católica con 5 puntos.

https://www.youtube.com/watch?v=PyZFm3A4Uag