Aplicando las normativas de protocolización, Conmebol renovó ciertos puntos esenciales para el bienestar de los deportistas para lo que será la fecha culmine de la fase de grupos en libertadores, y el inicio de la segunda etapa de la sudamericana.

Las primeras recomendaciones fueron las de no tener contacto estrecho con el otro jugador, por medio del consumo de agua o el intercambio de camisetas u objetos relacionados. Ahora la confederación ajusta particularidades en el alojamiento y centro deportivos al que se dirigían particularmente los clubes que jueguen sus encuentros en condición de visitante.

En hoteles los involucrados no tendrán que desplazarse a las afueras del edificio, salvo que se acceda a un permiso protocolar, y no exista contacto con otra persona ajena al acontecimiento en cuestión. Tampoco se recibirá a personas de visitas o relacionado a ella en situación de hospedaje o en el campo de entrenamientos.

De notificarse, alguna infracción a lo apuntado, la Comisión de Disciplina advertirá una multa no menor a 15.000 dólares.