Ante la reanudación de la Copa Libertadores el próximo 15 de septiembre y la Copa Sudamericana el 27 de octubre, el Consejo de la Conmebol autorizó una serie de cambios en el reglamento que tienen como objetivo resguardar la forma física de los jugadores y mantener alto el nivel de competitividad.

En primer lugar, los equipos podrán realizar hasta cinco modificaciones durante los partidos, hecho que había recomendado la FIFA y ya fue aplicado en las ligas europeas, la MLS y el fútbol mexicano, entre otras. Esta medida es tomada para “cuidar el desempeño físico de los jugadores y mantener alto el nivel de competitividad de los certámenes”.

Además, cada institución tendrá la chance de incorporar y utilizar jugadores que ya hayan jugado en otro club en las primeras dos jornadas del torneo. “Asimismo, un jugador que cambió de club podrá volver a su entidad original en la misma edición del torneo, algo que no estaba permitido”, explicó Conmebol en un comunicado.

Otro cambio está vinculado con el arbitraje. Las ternas podrán estar compuestas por árbitros de diferentes nacionalidades y, en momentos de extrema necesidad, podrían llegar a dirigir a equipos de su mismo país.