Varias confederaciones de Sudamérica regresan poco a poco al ruedo. Brasil, Paraguay y Uruguay, parecen ser los primeros en consolidar la vuelta a las prácticas, y la disputa de encuentros, que en el territorio brasileño, ya tuvieron minutos oficiales, en lo que fue la apertura del estadio Maracaná de Rio de Janeiro.

En tanto, Colombia y Perú, prevén un retorno a los entrenamientos para el próximo mes. Por su parte, Argentina, Chile y Venezuela, deberán aguardar la transición viral, ya que el número de afectados ha afectado de forma notoria en esta época del año.

Sin embargo, el plan de Conmebol continúa en vigencia para el segundo semestre. El Secretario General, Gonzalo Belloso, fue contundente en lo que significa a las necesidades respaldadas por el reglamento del organismo de Luque.

Dada las circunstancias en varios países, el directivo exceptuó a las naciones comprometidas con la afección pandémica, posibilitando el cambio de localía, establecida en las normas de organización de los principales campeonatos internacionales.

Asimismo, el dirigente manifestó las preferencias de la confederación por disputar las competencias tras el reinicio de los torneos cotidianos: “Hoy no es un objetivo que se vuelva sin las ligas. Tenemos información de los diez países, somos conscientes, que ni bien la situación este bien, ya tenemos todo listo y trabajando en las recomendaciones y decisiones para que el fútbol se siga jugando.”

La perspectiva contemplada en Paraguay para coordinar lo asignado es concisa: “Nosotros tenemos datos, si en agosto la situación estaría controlada en Sudamérica, podríamos empezar en septiembre. No vamos a dejar a nadie en el camino.”