Ayer por la noche Vélez consiguió a último momento el tanto necesario para avanzar en la Copa Sudamericana, pese a caer 2-1 con Sociedad Deportiva Aucas en Ecuador.

El Fortín superó la primera ronda gracias al penal decisivo que marcó Thiago Almada, con el peso del gol de visitante para desnivelar la serie que se había iniciado con victoria por la mínima en Liniers.

Sin embargo Gabriel Heinze muy autocrítico con sus variantes tácticas y tras el partido pidió perdón por tales errores. “Me equivoqué y casi dejo al equipo afuera. Quise cambiar poniendo a los tres centrales cuando saqué a (Gastón) Giménez y fue un error”, apuntó en DirecTV Sports.

Además, el Gringo valoró la tarea de sus futbolistas en la altura con una insistencia que tuvo premio en la última jugada: “Esto es un triunfo de los jugadores. Teníamos que pasar por todo lo que hicimos durante dos años para llegar acá. Sufro mucho y soy muy crítico conmigo mismo, pero hoy me voy feliz por los jugadores y por el hincha”, cerró.