El Globo hizo el partido perfecto pero se durmió en el final y el Matador descontó en dos ocasiones para decorar el resultado: 5 a 2. De todas formas, los de Parque Patricios sacaron una buena ventaja para el partido de vuelta.

No es normal, que un equipo golpeado y en un mal momento futbólistico le haga cinco goles a su adversario, más aún si es equipo es dirigido por Gustavo Alfaro. Pero así es el fútbol. Huracán, comprometido con el descenso y tras la salida de Néstor Apuzzo como DT, liquidó al Matador en 45 minutos con un Montenegro encendido y con el talento y la efectividad del pibe Ezpinoza. En el complemento aumentó aun mas la ventaja pero se quedó en el final y dejó venir al local.

El partido de ida y vuelta que se vio en el inicio duró tan solo diez minutos, hasta que Arzura metió la mano cuando Montenegro llegaba para rematar y Bogado cambió el penal por gol. A partir de la ventaja fue todo del Globo, que llegaba con más claridad con la que lo hacía Tigre. Mientras el show del Rolfi seguía, a los 22’ dejó mano a mano a Espinoza con D´angelo y a los 44’ recuperó en la mitad de la cancha y volvió a asistir al número 7 para poner el 3 – 0 en el primer tiempo. Huracán presionó bien a lo ancho del campo y aprovechó los horrores defensivos del fondo del Matador.

En la segunda parte, cuando el local apuraba y merecía el descuento, la visita sorprendió de contra y en una tromba puso el 4 – 0. Cuando se cumplía el cuarto de hora del complemento, Espinoza armó una gran jugada y le sirvió el centro a la cabeza de Ábila; un minuto más tarde, Toranzo asistió a la figura de la cancha, que dejó pagando al arquero y marcó su triplete. Pero el resultado iba a seguir en movimiento. Pese a la goleada, los de Alfaro siguieron intentando, los de Domínguez se descuidaron y a través de Wilchez y Luna, en dos minutos, el local logró el descuento que lo deja, al menos, con más chances de conseguir una remontada en el partido de vuelta en Patricios.

El Matador tuvo ocasiones para marcar el tercero, pero Marcos Díaz se hizo fuerte bajo los tres palos y evitó que la lluvia de goles termine en tormenta. De esta manera, Huracán llega con una amplia ventaja para definir la llave como local. De la mano de Eduardo Domínguez, el Globo parece levantar vuelo.

https://www.youtube.com/watch?v=p0ne0SnjUcQ