Independiente derrotó 2-1 a Flamengo por la ida de la final de Conmebol Sudamericana en el estadio Libertadores de América.

El Rojo arrancó perdiendo por el gol de cabeza de Rever cuando apenas transcurrían ocho minutos, lo que supuso un baldazo de agua fría para el equipo argentino.

De todas formas, el local exhibió el buen juego con el que llegó hasta esta instancia y a la media logró igualar con un tanto de Gigliotti, que le puso el moño a una gran jugada colectiva.

Ya en el complemento, Maxi Meza, con una potente volea, decretó el 2-1 definitivo para los de Holan, que ahora viajarán a Rio de Janeiro para la revancha del próximo miércoles, donde Independiente buscará volver a gritar campeón en el plano internacional tras siete años.