No son horas felices para Luis Rodríguez. Sin embargo, pese a la pérdida de su papá ayer miró el cielo y le agradeció por la victoria de ayer en el Cementerio de los Elefantes.

“Fueron muy incómodos todos estos días. El domingo perdí a mi padre, nos dejó muchas enseñanzas…uno quería jugar, estar presente, y gracias a Dios el viejo de arriba nos ayudó para ganar el partido”, remarcó el delantero luego del triunfo 2-1 sobre Atlético Mineiro de Brasil.

El Sabalero, de flojo presente en el campeonato local, vive una primavera en el torneo continental que lo dejó a un paso de la final. “Decidí jugar este partido porque marca la historia del club y uno quiere estar presente”, añadió el Pulga tras el partido.

Por último el exjugador de Atlético Tucumán explicó el desarrollo del juego ante los brasileños: “Fue un partido muy difícil, la serie está abierta. Teníamos que ganar en casa, regalarnos un triunfo con nuestra gente, era el último partido de Sudamericana acá”.