El camino para llegar a Atenas no fue nada fácil para el equipo dirigido por Fabián Armoa. La Selección Argentina venía de ser suspendida de toda competencia internacional y el torneo disputado en Caracas era más difícil de lo que se pensaba.

En el primer encuentro los argentinos derrotaron a Chile por 3 a 0 y luego, con el mismo resultado, a Perú. Venezuela también llegó al último encuentro sin perder ningún set, pero Argentina sorprendió y lo derrotó en su casa, obteniendo un pasaje histórico por el contexto deportivo.

Aquel plantel estaba conformado por Milinkovic, Giani, Elgueta, Spajic, Arroyo, Porporatto, Darraidou, Ferraro, Soto, Patti, Pablo Pereira, Bidegain, Gustavo González y Pablo Meana.