La lujosa ciudad de Santa Marta, capital de Magdalena, fue testigo del nacimiento del hijo entre Radamel García King y Juana Carmenza Zárate el 10 de febrero de 1986. Los primeros días del niño se vivieron, junto a sus hermanas Melanie y Michelle, muy cerca de la cancha de Pescaito, reconocido por sus playas al norte de Colombia. Cuando Falcao tenía apenas cuatro años, su padre viajó a Venezuela para disputar la Liga Profesional de Fútbol donde defendió la camiseta de Monagas, El Vigia, Mineros y El Táchira. Apasionado por el deporte y todo lo que implicara impactar una pelota, dio sus primeros pasos jugando béisbol y fútbol. Convencidos del potencial de su primogénito, la familia completa se mudó por cinco años para estar atenta al desarrollo de las actividades deportivas, pero cumplidos los diez veranos de vida para el ‘Tigre’ fue el turno de regresar a Bogotá a iniciar los estudios.

Se asentaron en el barrio Barrancas para que el futuro goleador realizara parte del bachillerato en el Gimnasio Cristiano, de donde salió egresado a los 15 años previo a darle rienda suelta a su carrera deportiva. Como todo esfuerzo, alternó los libros con los entrenamientos dado que la Selección Bogotá lo alineó en sus filas y le dio la posibilidad de debutar en la Segunda categoría de manera profesional. Erigido como figura, comandó a su equipo hacia el subcampeonato con 52 goles en la Copa Tutti Frutti, mientras que en el torneo siguiente obtuvo el tercer puesto gracias a sus 45 festejos. En 1998 se sacó la espina de mirar a todos desde arriba con La Gaitana, su segunda casa, lo cual le abrió las puertas para ponerse la camiseta de Santa Fe en el Torneo de la Esperanza y entrenar con las inferiores y el equipo profesional de Millonarios, para en la temporada posterior empezar a jugar con la Primera C e integrar un partido de la B con un nuevo equipo llamado Lanceros – Fair Play. El periodista Álvaro Peña, en el documental Del Potrero al Maracaná, aseguró que contabilizó 486 goles durante 4 años en su paso por el fútbol aficionado de Bogotá.

Su debut como profesional se dio a los 13 años, más precisamente el 28 de agosto de 1999, cuando ingresa 17 minutos contra Deportivo Pereira. El técnico Hernán Pacheco se la jugó y le terminó otorgando la titularidad a los pocos partidos. Redondeó dos ligas en buen nivel y el premio fue la convocatoria la Selección de Colombia que participó en el Sudamericano Sub 17 de Perú, con un gol de su autoría. Siendo un adolescente pensó en grande y dejó su familia, amigos y ciudad para alcanzar sus metas: probar suerte en River. Vivió en la pensión del club y superó entrenamientos exigentes, duras lesiones y un nuevo estilo de vida, alejado de sus costumbres, que dieron fruto el 6 de marzo de 2005 cuando vio acción por cinco minutos ante Instituto de Córdoba. Reinaldo ‘Mostaza’ Merlo vio credenciales en esa mirada felina y redobló la apuesta: durante el Torneo Apertura 2005 lo mandó a la cancha y este le devolvió la confianza con un doblete en el 3-1 ante Independiente de Avellaneda. Firmó 7 festejos en igual cantidad de cotejos. En el Sudamericano Sub 20 del mismo año, Colombia se proclamó campeón en su tierra: jugó tres partidos y anotó dos goles.

En una iglesia cristiana de Buenos Aires, en una de las tantas escapadas que se hacía el artillero para practicar su religión, conoció a la cantante Lorelei Tarón, el amor de su vida que se convirtió en esposa y madre. En 2013 llegó Dominique en Mónaco, en 2015 Desirée en la ciudad de Manchester; y recientemente en 2017, Anette nuevamente en el Principado francés. En lo respectivo al Millonario, el cafetero se alzó con el Torneo Clausura 2008 bajo la dirección de Diego Simeone y compañeros de la talla de Sebastián Abreu, Alexis Sánchez y Ariel Ortega. En 4 años como jugador profesional en Argentina, celebró 53 veces, participó en 3 torneos internacionales y disputó 6 competiciones de AFA. “Me cuesta pensar en lo que dejo, no lo asimilo. River significa mucho para mí, lo llevo en el corazón”, declaró antes de subirse al avión para ser refuerzo del Porto, donde tejió una trayectoria que se mantiene vigente en los colosos del Viejo Continente. Atético Madrid, Mónaco, Manchester United y Chelsea contaron con sus servicios de mayor a menor, dado que las lesiones lo condenaron fuertemente. El tormento de su carrera fueron las diversas lesiones: rotura de ligamentos de la pierna derecha en 2006, rotura de ligamentos cruzados la pierna izquierda en 2014 y lesión craneosefalica el año pasado, entre las más impactantes además de otras doce musculares. No obstante, hasta el día de hoy lleva 346 partidos y 223 goles en Europa.

Es el jugador más joven en debutar profesionalmente en Colombia (13 años y 112 días). El colombiano con más goles en Europa (superó en 2011 a Juan Pablo Ángel -62-). Es el máximo goleador de la Selección Colombia (32). Jugador con mejor promedio de anotaciones en la historia de competiciones internacionales europeas (mínimo 30). Creció idolatrando a Carlos Valderrama y Faustino Asprilla. ¿El gol de Colombia que más gritó? Freddy Rincón a Alemania en Italia ’90. Lo afectó la muerte de Andrés Escobar. Cuando la Tricolor no accedía a la cita mundialista, “hinchaba por la Argentina de Gabriel Batistuta, del ‘Burrito’ Ortega y luego por el Brasil del ’98 con Ronaldo”. Su contacto más famoso en el celular es Cesc Fábregas. Sostiene que cada obstáculo es un mensaje de Dios para mejorar algo en su vida. Le gustaría pasar desapercibido por la calle. Parte del Equipo Ideal de América 2007. Odia a los que hacen negocios con el fútbol. Prefiere ocultar sus miedos. Pasa horas hablando por teléfono con su esposa. No puede vivir sin Instagram. Con 17 gritos en la UEFA Europa League 2009, le quitó el récord a Jürgen Klinsmann (15). Guió a Colombia hacia la clasificación a la Copa del Mundo de Brasil luego de 16 años sin lograrlo. Incluido en el FIFA/FIFPro World XI 2012. Globe Soccer Awards al Mejor Jugador y 5º mejor jugador del mundo según FIFA en 2013. Resignó ir al Mundial de Brasil por no estar a tope físicamente: “le dejo el lugar a un compañero que está al cien por ciento”. Durante su estadía en la Premier League, sufrió una malintencionada campaña en su contra que pudo sacar adelante “gracias a mi familia, pero como cualquier ser humano llegué a llorar”. Dejó en el camino a equipos de la talla de Manchester City y Borussia Dortmund en la Champions League 2016, alcanzando la Semifinal. Hace dos temporadas alzó el trofeo de la Ligue 1 para cortar una sequía que arrastraba desde 1999/2000. Se tomó revancha en Rusia 2018 con su bautismo de gol a Polonia. Es el primer colombiano campeón en Francia. Está en el Top10 de los mejores pagos de la liga. Cuando se retire le gustaría ser empresario fuera del fútbol. Se describe como “un luchador”. Radamel Falcao. El ‘Tigre’.