Por el partido de ida de los octavos de final de Champions League, Manchester City logró una agónica victoria ante Schalke 04 por 3-2.

El conjunto de Guardiola se puso en ventaja gracias a un gol de Sergio Agüero, que aprovechó un grave error defensivo del local, que de todos modos antes del descanso dio vuelta el resultado con dos penales de Bentaleb.

La noche europea para el City parecía empeorar después de la expulsión de Otamendi, pero milagrosamente se quedó con el triunfo en los cinco minutos finales, primero por un magnifico tiro libre de Sané y luego con Sterling. La revancha será el 12 de marzo, pero los de Pep dieron un paso clave hacia cuartos.