Dando muestra del gran volumen de juego que pueden manejar sus intérpretes Ajax se impuso ante Tottenham por la mínima, a domicilio y en el duelo de ida de las semifinales del máximo torneo europeo. La primera media hora del equipo de Ámsterdam fue perfecta y desde allí edificó su triunfo.

En Londres el equipo de Mauricio Pochettino se repuso a un inicio flojo, donde fue dominado con buen fútbol por su rival. Poco a poco logró nivelar con intensidad y balones aéreos aunque falló en tener claridad ante el arco de enfrente y extraño mucho a Heung-Min Son, suspendido, y Harry Kane, afuera por lesión.

Sobre los 15′ Donny Van de Beek abrió la cuenta tras recibir un pase filtrado dentro del área. El volante no se puso nervioso ante el arquero Hugo Lloris, amagó por duplicado y colocó el balón abajo para vencer al francés y festejar el gol con el visto bueno del VAR.

El control de pelota y la movilidad del once de Erik Ten hag volvió a relucir como en las fases previas ante Real Madrid y Juventus. El propio Van de Beek pudo liquidar el pleito pero el golero campeón del mundo puso el pecho en un claro mano a mano.

Desde la pelota parada Tottenham logró salir del asedio, y con Fernando Llorente y Toby Alderweireld puso en aprietos a André Onana, algo dubitativo en cada salida lejos de sus dominios. Justo en una de ellas el belga Jan Vertonghen resultó golpeado y dejó la cancha algo desorientado.

De cara al complemento la visita reculó en el campo y apostó decididamente por la contra. Así fue que luego de un robo de Hakim Ziyech, el serbio Dusan Tadic cedió para el ingreso de David Neres. El brasileño tuvo el segundo gol al alcance pero su remate cruzado dio en la base del palo izquierdo.

A la hora de atacar los de Pochettino sintieron mucho las bajas pero igual insistieron para empatar el juego y llegar con más aire a la revancha. No obstante esta vez no fue el caso y Ajax sacó una ventaja importante pensando en el próximo miércoles.