Nació en la Casablanca pero inició su camino en la máxima categoría en Deportivo La Coruña y Liverpool, para regresar en la temporada 2009/10 al equipo que lo vio surgir. Sin embargo, convivió con una pesadilla dentro de la cancha que tiene nombre y apellido: Lionel Messi. Lo padeció cuando jugaba y lo sigue sufriendo como hincha de Real Madrid.

“Es normal que el Barsa dependa de él, es muy bueno. No lo he podido disfrutar nunca ni creo que lo disfrute. Espero que no tarde mucho en retirarse, estoy contando los días. Fue uno de los mayores retos, si no el mayor, de mi carrera aquel Barça de Guardiola. El problema que tuvimos fue el éxito de la Selección, teníamos que dejar pasar a compañeros prácticamente”, remarcó en su nuevo rol en el popular programa El Chiringuito TV.

¿A qué se debe el sentimiento de “desprecio” hacia el culé? “Quiero que pierda siempre porque es en beneficio del Madrid. Los madridistas no somos antibarcelonistas, pero ojalá pierdan en el entrenamiento de mañana. El Barça ha sido un gran reto siempre. Es un grandísimo equipo. Juegan con red, es verdad, pero no les voy a quitar mérito”.

Convencido del potencial del club de sus amores, le auguró un gran futuro al plantel que comanda técnicamente Santiago Solari. “Hay muchas ansias de decir ‘este año el Real Madrid no va a ganar nada’ y mucha gente con ganas de que eso pase”, cerró desafiante.